El Nacimiento

de un Sueño

— Wooldreamers nació tal y como su traducción indica, de un sueño lanero.

Un sueño de un muchacho, de 33 años para entonces, que llevaba trabajando durante más de la mitad su vida en la profesión y la pasión que su padre le transmitió desde bien pequeñito.

Mi nombre es Ramón y soy ese soñador.  Dicen que cuando al final te obsesionas con una cosa, terminas soñando con ella y, en efecto, así pasó.

El sueño comenzó viendo cómo las fibras naturales, en especial la lana, se iban abriendo paso ante las todopoderosas materias plásticas. En mis conversaciones con los pastores y ganaderos de toda la vida se podía apreciar cómo había cambiado su visión de la lana. Ahora mimaban a sus ovejas porque la lana era un bien rentable para ellos.

A su vez, la gente iba concienciándose de que no había mejor manera de luchar contra la contaminación micro-plástica y el cambio climático, que la utilización de materiales 100% biodegradables.

Parecía tan real este sueño que en cuanto me desperté me puse a buscar por internet todas las iniciativas que estuvieran velando por el uso de la lana y otras fibras sostenibles.

Había que nutrirse de conocimiento e investigar los puntos a favor que tendrían las fibras naturales para conseguir destronar a las plásticas y artificiales.

Este sueño desentonaba bastante con una realidad en la que la lana española, una fibra históricamente fundamental, se trata como residuo ya que aporta una rentabilidad negativa para el ganadero.

Además, ¡la gota que colmó el vaso!, en todos los rincones de venta de hilados, fieltros o aislantes se facilitaba el uso de materiales plásticos o, para más Inri, se usaban lanas de todas las nacionalidades menos de España. Esto fue el punto de inflexión para empezar a actuar.

— Había que ponerse manos a la obra y necesitaba ayuda.

Necesitaba a alguien de confianza que pudiera ayudarme con un proyecto que necesitaba mucho tiempo y optimismo. Yo tenía la confianza de que saldría bien pero, ¿cómo se vería desde fuera?

La ayuda la encontré rápido. Mi cuñado, Óscar. Fue la primera persona a la que recurrí, él podía hacer lo que yo no controlaba. Se le daba bien el tema de las redes sociales y las páginas web, aunque él se dedicaba a algo totalmente distinto: el turismo.

En cuanto le conté el proyecto, no pudo estar más de acuerdo en que había que hacer algo para reivindicar el uso de la lana española.

La idea se fue moldeando según nos fuimos informando y viendo las formas que había de llegar a más personas. Esto nos trae al punto en el que hoy nos encontramos. Esta fase de replanteamiento no se ha acabado ni se acabará, seguiremos replanteando nuestras ideas para que cada vez seamos más gente dentro de este proyecto.

CONTACTO

E-mail: hola@wooldreamers.com

¿DÓNDE ESTAMOS?

Camino del Rabosero, s/n
16630 – Mota del Cuervo
Castilla La-Mancha

COLABORAMOS CON: